jueves, 14 de febrero de 2013

Cómo hacer tú mism@ el packaging perfecto para tu regalo dulce





¿Qué os parecería recibir un detalle tal que así? 






¿Y si os digo que está relleno de mazapanes de coco y miel?
Doraditos, esponjosos, aromáticos...

¿Y si ahora resultara que el regalo es 100% hand-made y low-cost?
(qué nos gustan las palabras en inglés...)
Esto... más bien hecho a mano y de bajo coste, ¡carajo!


Aquí os traigo un bonito tutorial. Este regalo lo hice por San Valentín 
(no me gusta el exceso de rojos y rosas en estas fiestas, así como
 gastarme mucho dinero en algo que no es un detalle tan personalizado 
como el que yo misma pueda hacer conociendo a mi pareja). Pero es tan 
versátil que podéis regalarlo con cualquier excusa, o mejor, ¡cuando
no haya ningun pretexto u ocasión!


Materiales:

- Un bote de vidrio relleno de algo dulce y tentador.

- Un trozo de papel de charol blanco
(en la papelería seguro que os lo venden)

- Dos metros de cinta de raso, 1 cm. de ancho aproximadamente
(preguntad en la mercería)

- Cola o pegamento, lápiz, cera blanca, pincel grande, una acuarela
(yo al menos siempre tengo esas cosas rondando por casa)




Paso a paso

1. Si el bote tiene alguna pegatina de su "vida anterior", dos horas antes de ponernos con la 
manualidad hay que ponerlo en remojo. Se despegará completamente y sin esfuerzo.

2. En el papel de charol trazamos un círculo rodeando la tapa del bote. 
Dibujamos un contorno irregular que tenga 8-10 cm. más de radio.




3. Con la cera blanca, hacemos algún dibujo o "estampado" aleatorio. 
Si queréis alguna idea, copiad las formas simples de un estampado paisley

4. Mojamos el pincel en agua y con la acuarela coloreamos sin miedo. 
Recordad que es conveniente que todo el packaging siga una misma 
gama cromática, que haya una armonía en los colores y texturas.





5. Dejamos secar el papel. Recortamos siguiendo la forma irregular.





6. Cortamos la cinta de raso en un trozo más pequeño y otro más grande.
Enrollamos el pequeño a la parte baja del frasco y pegamos  el extremo.





7. Con cuidado de no romper el papel, lo colocamos sobre la tapa, 
estiramos hacia abajo y atamos con el trozo restante de la cinta de raso.

¡Ya está! Listo para ser regalado. 

¡Esperamos que os guste, que lo pongáis en 
práctica y que nos enviéis fotos del resultado!



                                                                                  Victoria