viernes, 12 de abril de 2013

Reglas para favorecer el ciberbullying



Antes de nada: no, no hemos visto el vídeo M, ni lo pensamos ver. No nos parece correcto tomar parte en la humillación y acoso público de una menor cuyo único pecado fue juntarse con pésimas compañías. La Policía Nacional está investigando el hecho y sólo queda esperar que se haga justicia. A pesar de ello, nadie le podrá quitar a la chica el trauma y los años de psicoterapia 

Pero nos parece cuanto menos angustioso que las manifestaciones de ciberacoso se estén sucediendo cada vez con mayor frecuencia. De los casos más conocidos: Amanda Todd, la adolescente canadiense que grabó un vídeo relatando su terrible experiencia antes de suicidarse...





... y Rehtaeh Parsons, una joven asimismo canadiense con una historia aún más trágica si cabe. Después de que cuatro chicos la violaron en una fiesta, una foto del hecho empezó a circular por la red. La policía inició una investigación,  pero finalmente no presentó cargos. La chica se cambió de ciudad y de escuela pero el acoso continuaba. Después de un año y medio de calvario, Rehtaeh se suicidó.



" Nunca la dejaron en paz. Sus amigos se volvieron contra ella, la gente la acosó, 
chicos que ella no conocía comenzaron a enviarle mensajes de texto 
y a través de Facebook pidiéndole tener relaciones sexuales con ellos."







Los psicólogos distinguen entre ciberbullying y grooming, aunque ambos tipos de acoso implican el uso de  Internet, redes sociales, etc.



El ciberbullying siempre se manifiesta entre personas de igual edad y puede aparecer de tres formas:


- Hostigamiento: envío de imágenes denigrantes, seguimiento a través de software espía, envío de virus informáticos, elección en los juegos online del jugador menos habilidoso para ganarle constantemente y humillarle, etc.

- Exclusión: uso de entornos públicos para acosar y mandar comentarios despectivos o difamatorios con el objetivo de provocar una respuesta expansiva, denegación del acceso a foros, chats o plataformas sociales de todo el grupo a la víctima, etc.

- Manipulación: uso de información encontrada en las plataformas para difundirla de forma no adecuada entre los miembros, acceso con la clave de otra persona a un servicio y realización de acciones que puedan perjudicarle en su nombre, etc.










El grooming es una situación de acoso procedente de una persona mayor con finalidad sexual explícita o implícita. El adulto intenta ganarse la confianza del menor para obtener concesiones de índole sexual. Primero se acerca al chico o la chica con actitud amable o empática, también con engaños; le persuaden para obtener imágenes sexuales o comprometidas; a partir de ahí, lo chantajean o insisten en un encuentro en persona. 

Un ejemplo paradigmático es el caso de Amanda Todd.


(Fuente: Guía de actuación contra el ciberacoso)






Solo concienciando y tomando una actitud determinada frente a las situaciones dramáticas que se repiten podemos erradicar el ciberacoso. Sin embargo, si crees que esto es una cuestión de la menor importancia, aquí te facilitamos unas sencillas reglas que has de seguir para que las cosas se queden como están.


1. No apliques la misma moral a hombres y mujeres. Si en vez de ser una chica apareciera un chico teniendo actitudes sexuales con varias compañeras, ¿le condenarías igualmente? Si la respuesta es no, entonces bien, la doble moral es la más efectiva para destruir.


2. No eduques a tus hijos / hermanos / primos / etc. No formes y guíes a los niños para que no lleguen a ser ni víctimas ni acosadores. No les conciencies, no les hagas empatizar con los demás.

3. En Internet, siempre da tus datos personales y los de tus amigos. Después de todo, ¿qué va a pasar?

4. Ríete, haz chistes crueles, critica. Participa. Arrástrate por las tendencias en las redes sociales. Intégrate socialmente mediante el linchamiento colectivo de personas inocentes. Practica el humor negro con nombre y apellidos. 

5. No denuncies y no hagas caso cuando te piden ayuda. Son cosas de críos, no puede ser grave. No se va a suicidar nadie porque se metan con él.

6. Comparte todos los vídeos o fotos humillantes. Total, solo es compartir, tu no lo has hecho. No tienes nada de responsabilidad en lo que está pasando.

7. Culpabiliza a las víctimas y quítale importancia al acosador. No tengas empatía, no pienses que esto podría estar pasándote a tí. Si no quería que colgaran sus fotos en Internet, ¿para qué se las hizo? Si no quería que le insultaran y la tildaran de "puta", ¿por qué mantuvo relaciones sexuales?



Espero que se entienda que esta última parte está totalmente llena de sarcasmo con el fin de invitar a la reflexión.


Victoria