jueves, 4 de abril de 2013

Unas hacen fiesta de pijamas y otras vemos porno

El título puede sonar de coña, pero a las chicas nos interesa la sexualidad como a las que más, ¿o tal vez a las que más? Y digo sexualidad, no digo porno, porque aunque también veamos porno -que lo vemos, y quien diga que no me atrevo a decir que miente- éste no nos llena del todo. Vale que el porno tenga su función concreta y que ésta la mayoría de las veces sea cascarse una manola, ¿pero eso qué clase de excusa es para hacer las cosas feas, sexistas, denigrantes, faltas de contenido y, en definitiva, mal?



Y esta pregunta me sirve para introducir el tema de este post, el film "Cinco historias para ellas". Hace un par de fines de semana quedamos todas las bloggers de TBAMFT para ir a ver "Spring Breakers" de Harmony Korine, pero en una ciudad tan llena de inquietud cultural -nótese ironía- como es Córdoba la película solo duró una semana en cartel así que cuando quisimos ir a verla ya no estaba, con que al final como lo que queríamos era ver "titis" con poca ropa se propuso ver una película erótica, de erótica pasamos a porno y una cosa llevó a la otra hasta que al final... Es broma, solo vimos la porno y sacamos nuestra broma de cambiar el clásico "¡Mardisión gitana pa ti!" por "¡Un Dinio pa ti!" -Dinio, te queremos y respetamos, no nos odies-.



Continúo con más seriedad. La cuestión es que la película de Erika Lust -¡oh! una directorA de porno ¿habrá alguna otra?- es una buena elección para ponerse a tono si eres un espectador un poco más exigente, con deseo de realismo en las situaciones y un poquito de guión. Cabe decir que la película se ha llevado numerosos premios, y aunque si la veis no deja de ser una porno, creo que teniendo en cuenta la industria dentro de la que está concebida los premios son bien merecidos. Y ahora vamos a entrar en algunos detalles y valoraciones que creo que merecen ser tratados:

Probablemente lo mejor que tiene la cinta es haberla dividido en cinco historias totalmente diferentes, con sentimientos y contextos diferentes. Homosexualidad tanto masculina como femenina, parejas estables con hijos, bondage, "affaires" espontáneos, venganza, todas situaciones presentadas para ser dignas de nuestra excitación, pero sobre todo tratadas de manera muy realista tanto por parte de los actores como por la manera en que se generan en primer término las situaciones y su posterior desarrollo. Este ambiente lo recrea Erika Lust en su totalidad y con bastante éxito, ya que es ella guionista y directora al mismo tiempo.



Quiero incidir en la palabra "sentimientos" porque no es algo que abunde para nada en la industria del porno, y joder, es importante, a mi me pone que los actores de verdad parezca que están haciendo el amor y no que solo estén siendo ensartados por un instrumento o succionados por una aspiradora.

Aunque la mayor parte del tiempo los planos son muy subjetivos y evocadores hay algunas cagadas con el montaje y cortes bruscos que provocan cierto desasosiego al espectador. Esta sensación se repite nuevamente con el doblaje, en mi opinión bastante prescindible ya que el diálogo no es excesivamente abundante y la narrativa se puede entender fácilmente.

Por los trailers que he podido ver de las siguientes películas de Erika Lust (esta fue su primera) su estilo y estética vienen a ser cada vez más cuidados e incluso glamourosos, recurriendo a texturas románticas como las plumas o el satén, a maquillajes que consiguen miradas penetrantes e incluso a espacios que exhalan erotismo (el cabaret), pero en "Cinco Historias para Ellas" hay cierto aire chabacano y macarrilla muy típico en el porno habitual y eso es algo que hace algunas historias cercanas y familiares al momento que prescindibles y rechazables ("lo que Erika te lo da, Erika te lo quita", vease el Cameo de Dinio que dicho sea de paso... no está a la altura).



¿Porno para mujeres? ¿Por qué para mujeres solamente? A ver, yo entiendo que esta acepción puede venir dada por la demanda del público femenino de incluir otras características e inquietudes en este tipo de cine, pero entiendo que cualquier persona inteligente, un poco exigente, que rechaza el machismo imperante general y con mente abierta quiere, desea y puede buscar en un momento determinado (sea hombre, mujer, Falete o Llama del Rey) un cine porno un poquito, al menos un poquito, más elaborado. No hay que perder de vista -lo repito por enésima vez- que esto es una porno, no va de caricias, ni de agarrarse la mano ni de cuentos de hadas, va de gente que folla pero de manera mejor contada y educando en igualdad, consentimiento y enseñando que existen los orgasmos femeninos -maldita sea, ¿alguna vez habéis visto alguna tía correrse en una porno cualquiera?-.

Por lo tanto, la calidad y la "buena educación" no creo que sea simplemente una cuestión de mujeres, creo que es de interés para todo espectador crítico y que beneficiaría a la larga en la consideración de muchos aspectos sexuales, que ya estoy viendo a algunos diciendo "es que el SBDM es denigrante", mire usted es que esa práctica sexual consiste en asumir los roles de amo/a-sumiso/a previo acuerdo y para mayor disfrute y placer de ambos. Pero para mayor amplitud de campo simplemente vean la cinta, porque de cinco alguna historia puede ser su favorita.



Violeta.