jueves, 16 de mayo de 2013

Revista Vice


Hace solo un año más o menos que descubrí esta revista tan famosa (yo siempre llego un poco tarde como buena española) y quedé alucinada. No se pueden reunir a más frikis en un mismo lugar del ciberespacio a menos que seas el mismísimo 4chan.
Vice nació en Canadá. En la vida habría imaginado que nada de humor negro y crítica irónica pudiera salir de ahí, debe ser que veo mucho Cómo conocí a vuestra madre y South Park porque sus estereotipos me han hecho mella. Los artículos son diferentes en cada país, así que si no tenéis suficientes artículos hipsterchorra con la web española también podéis revolcaros por la canadiense, por ejemplo.

Mi sección favorita es sin duda la Guía Vice, concretamente la enfocada a "señoritas". Por ejemplo me encantó la "Guía para señoritas para comprar drogas con estilo", el título va al grano. Este artículo ha debido relajar algunas disonancias cognitivas a muchas cachorras de bo-bos (forma fina de llamar a los hipsters).
Todo en este texto es un poema sacado directamente de un glamouroso vertedero, que está lleno de mierda claro, pero en un packaging tan perfecto que... me conquistó. Se nota que hay muchas mujeres escribiendo aquí, y muy estupendas seguro.


Pero no todo iba a ser jauja, también tienen artículos muy serios y decentes sobre temas sociales, bélicos, medioambientales... variedad no les falta.

El diseño de la revista también es de agradecer, que las fotografías retro suelen ser muy divertidas (otras veces solo puedes decir '¡la vihen!' y negar despacito con la cabeza). Portadas muy de shock cerebral, eso siempre.

La sección que nunca entenderé, con el tirón que tiene, es Dos and Don'ts No acabo de pillar el concepto de moda de esta gente, soy una señora de las de antes en el fondo y las cosas demasiado rarunas me dan vértigo estilístico.

Pero, oh, ya me imagino las oficinas de redacción, el Google hardcore de los medios de comunicación. Hay quien sueña con una casita ajardinada y otras con publicar vicios, que igual de complicadas están ambas cosas.

Araceli