martes, 30 de julio de 2013

Boots made for walking: Camino de Santiago

Una de las boobies, haciendo honor a nuestros orígenes, ha hecho real aquello de these boots are made for walking realizando durante once días el Camino de Santiago.

El Camino de Santiago,  declarado en 1993 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es una peregrinación a la ciudad de Santiago de Compostela situada en Galicia. Estamos ante un viaje con claras connotaciones religiosas; sin embargo, actualmente la motivación de la mayor parte de los peregrinos es más deportiva y/o turística que espiritual.





¿Estás planteándote hacer el Camino de Santiago?

El primer paso es decidir desde dónde quieres iniciarlo, para buscar así la ruta a seguir. El Camino de Santiago se puede realizar desde cualquier punto del mundo, pero hay rutas oficiales que son las que sigue todo el mundo: Camino Portugués, Camino Francés, Camino del Norte, Vía de la Plata, Camino Aragonés, Camino Primitivo, Camino Vasco, etc. La elección es cuestión de gustos, pero no debe hacerse a lo loco porque es la base del resto del viaje.

Una vez sepas el punto de salida -que no tiene por qué ser el punto de origen de cada Camino, sino el que hayas decidido- conviene estudiar las etapas que harás y que dependerán del tiempo y el dinero que le quieras dedicar a esta aventura. Es conveniente informarse sobre los  kilómetros, perfil del trayecto, los servicios de los pueblos y ciudades por los que pasaremos, así como los monumentos que visitar, las actividades que hacer, etc.  Recomiendo que no hagáis más kilómetros de lo planeado porque será entonces cuando lleguen los dolores y ampollas irreversibles.

Esta web os salvará la vida en este tema de rutas, caminos y etapas.

Mojones que encontraremos por todo el Camino,
la vieira indica la dirección que debemos tomar
y abajo vemos los kilómetros hasta Santiago.


Para hacer el Camino de Santiago no es necesario ser un gran deportista -aunque si se es, mejor-. Todo el mundo es capaz de andar, sí. Pero, ¿ todo el mundo es capaz de andar 5 o 6 horas diarias? Está claro que es necesario tener el cuerpo algo acostumbrado a la actividad física, así que yo recomiendo hacer senderismo -más o menos intenso en función de tu estado- previamente con el calzado y la mochila que usarás durante el Camino, el material más importante durante todo el Camino. Aquí  dejo un vídeo sobre el calzado, la mochila y su preparación, el equipaje y otros utensilios. El vídeo se olvida sólo de una cosilla...¡La mochila debe rebosar fuerza de voluntad!

Pero si caminar no es lo tuyo, el Camino también puede realizarse en bicicleta y a caballo. Pero, salvo fuerza mayor, ¡no hagáis las etapas en taxi o en autobús!

En mi caso seguí el Camino del Norte o de la Costa, popularmente conocido como el rompe-piernas, por las etapas llenas de ascensos y descensos. Oficialmente este camino empieza desde Irún (Guipúzcua), situada a 875 km de Santiago, pero mi punto de salida fue Almuña (Asturias), a unos 250 km de Santiago.

Vistas de Almuña, Asturias


Batiburrillo de distintos albergues en los que estuve



Lo normal es que tras cada etapa los peregrinos pasen el día en el pueblo que corresponda y pernocten en albergues. Los precios son bastantes asequibles (entre 5 y 12 €) y los que pertenecen a la Xunta de Galicia están muy bien acondicionados.


Pero hay otra opciones como hostales o pabellones deportivos si sois un grupo numeroso o el albergue está completo.









El Camino del Norte destaca por dos cosas: nada de aglomeraciones de gente, lo que nos permitirá reflexionar en paz, disfrutar de las visitas a sitios turísticos y de la actividad física;  e increíbles paisajes llenos de contrastes, dejo a las imágenes hablar por sí mismas.














 










Y al final, tras muchos kilómetros de bosques y niebla, nuestro Camino terminará con la llegada a Santiago de Compostela. Más concretamente terminará con la llegada a la Catedral, a unos 4 kilómetros de la entrada a la ciudad y a la cual merece la pena visitar, así como la Plaza del Obradoiro y demás alrededores. ¡No olvides darte un homenaje y disfrutar de la gastronomía gallega!



 









Comida típica de Santiago de Compostela: pulpo a la gallega -izquierda- y vieira -derecha-


A pesar de todas las adversidades que se ponen por delante -principalmente: el peso de la mochila, el clima y la desorientación-, merece la pena desde el primer hasta el último kilómetro. Al final del día te quedas con la satisfacción de tu capacidad de autosuperación.  



Una vez hecho, puedo afirmar que es una aventura que todo el mundo debería experimentar alguna vez en la vida. Y, aunque me mandarías por ahí si en las primeras etapas me escuchas decir esto, al final del Camino incluso pensarás cuándo y cómo será la segunda vez.


Mensaje escrito en una litera que resume perfectamente las sensaciones durante el Camino.



Nerea